viernes, 8 de febrero de 2008

Para mis amigas (ellas se darán cuanta solas a quién va dirigido)


Hoy me llegó éste mail, lo recibí varias veces con música pesada y en pps. A los pps no les tengo paciencia, si empiezan cursi o hablando de Dios o de ángeles inmediatamente los elimino sin leer...igual a las cadenas...basta ya.


Pero éste llegó "pelado" solita su alma y lo empecé a leer y a pensar en una charla que recién tuve con D. y en que antes me había enojado por una cosa que me dijo S. las trasformaciones de V. y como ya había hablado de la sincronía en otro post, sentí eso..que era para algunas personas...para varias de las que me rodean y hasta para mí misma. No sé si es de Coelho, la verdad sólo leí coelho una vez cuando Andrea me prestó un libro y le hizo tanta pero tanta publicidad que me terminó desilusionando...a lo mejor si lo leo ahora (sin publicidad) me gustaría...por las dudas puse el autor pero no sé si es de él. Muchas de Uds. son eruditas, ávidas lectoras/res y me sabrán decir (o no) si es de éste autor

Las Etapas, ("Cerrando Círculos")
de Paulo Coelho

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella, más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos. Como quieras llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando

Terminaste con tu trabajo? Se acabó una relación? Ya no vives más en esa casa? Debes irte de viaje?
La amistad se acabó? Puedes pasar mucho tiempo de tu presente preguntándote por qué, en volver atrás el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste sería infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanas, todas y todos, estamos abocados a ir cerrando capítulos, a dar vuelta la hoja, a terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir adelante ...

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas ya inesxistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros.

No. Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, documentos por tirar, libros por vender o regalar. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta la hoja, hay que vivir con sólo lo que tenemos en el presente! El pasado ya pasó.

No esperes que te devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú. Suelta el resentimiento, el prender "tu televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigues es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está para ir adelante, nunca para atrás; porque si vas por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrás desprenderte, ni vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que cierran, posibilidades de regresar .. a qué?, necesidades de aclaraciones, palabras que no se dijeron. Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo! Si no, déjalos ir, cierra capítulos.
Digámonos a nosotros mismos que no, que no vuelve más. Pero no por orgullo ni soberbia, sino porque tú no encajas ya allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio. Tú ya no eres el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto no hay nada a que volver.

Cierra la puerta, da vuelta la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que retornes será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por tí mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando viniste a este mundo "llegaste" sin ese adhesivo, por lo tanto, es "costumbre" vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, te repito, nada ni nadie nos es indispensable! Sólo es costumbre, apego, necesidad.

Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacude, suelta. Hay tantas palabras para
significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ÉSA ES LA VIDA!

8 comentarios:

Laura dijo...

guauuu

Ivana Carina dijo...

Dicen que es de Cohelo.

Es una hermosura....

Lo había leído, está muy bueno....

Cuanta razón hay en algunas partes....

Soy una convencida que debemos cerrar círculos y seguir adelante, que el pasado solo debemos recordarlo para no cometer los mismos errores.....

Muy bueno Lore!, me encantó!!

Besotes, amiga!! ♥ ♥

Caro dijo...

te hartaste!!!!

pero es así, yo estoy de acuerdo, aunque a veces... es difícil!

Anónimo dijo...

Si! coincido,a mi llegó hace tiempo como de Cohelo.
Lo leí otra vez y esta muy bueno.
Flor

Martha Ferrari dijo...

Si Lorena, es de Cohelo y esa lectura me ayudó a tomar la decisión de jubilarme. Sentía que se terminaba una etapa y no me arrepentí.
Ese pps. cada tanto llega a mi correo y me recuerda la determinación que tomé en aquel momento.

Mami

Moki Mom dijo...

hi Lore, efectivamente, muy bueno el artículo, gracias, sí que sirve, eh??? abrazos

Diana dijo...

Está muy bueno Lo..da para pensar...gracias por dejarme pensando...
besos!!!!

Anónimo dijo...

Es la sintesis perfecta que encaja con mi realidad! ja ja
Habia que animarse y me anime, cerre circulos, termine capitulos y hoy puedo afirmar que no me equivoque, que fue lo mejor para todos!
Besos
Vane