jueves, 12 de agosto de 2010

El principio del fin


Hoy la mujer que me ayuda 2 veces por semana en casa, me dejó una hermosa nota, escrita en lápiz negro, con muchas faltas de ortografía que decía que ella “va a priorizar a su familia y por ende no va a trabajar más a la mañana” y como a casa viene 2 mañanas….el viernes es su último día. …., almorzamos en un silencio que ya oía a su ausencia…acomodamos todo, como si ya no viniera más…miré los pisos, la cocina brillante y se me cerró el pecho, sentí el vacío…
Me acosté a dormir la siesta y tuve pesadillas: que te deje una empleada es casi como que te deje el marido, así de la nada…y las preguntas que se te vienen a la cabeza son casi las mismas: ¿Por qué a mí? ¿Tantos años de confianza no los valora? ¿cómo voy a vivir ahora?, luego decís: nos adaptaremos, haremos sacrificios, a lo mejor se arrepiente, ¿habrá encontrado a otra? ¿Otra más comprensiva que yo? ¿quién va a llenar ese vacío?…..
La tarde era gris…hicimos una rutina casi como la de todos los días….
Y me dije: Yo también voy a empezar a hacer cosas por mí!!!!…. Y después de mucho lo hice: me saqué un turno con el dentista!!!
p.d: la foto ES la de la nota

2 comentarios:

LA RUSI RELOADED dijo...

ay, amiga, si sabré yo de eso...a mi cuándo jaqui me dejó, una semana antes que nazca sasha y después de dos años de trabajar acà, sentí que se me caía el cielo...como dice una amiga, son la alegría del hogar...yo si estoy sin empleada me desestabilizo...

Co! dijo...

Que loco como las cosas del dia a día nos impiden ver que lo que hacemos pocas veces tiene que ver con cuidarnos a nosotras, no?
Me parece que ya encontraste quien te ayude en la casa y ahora empezaste a darte un masaje o una sesion de peluqueria cada tanto!
A veces nos tienen que sacudir para que despertemos...
Bsos!